Una empujadita

Una empujadita

Share

Anuncios

A las 3.00 a .m., suena el timbre, abre la puerta el dueño de casa y se encuentra con un completo desconocido y borracho diciéndole:
Señor, por favor, me haría el favor de empujarme un poco, que…
El señor le interrumpe indignado:

una_empujadita-¡Pero como se atreve a tocar a mi puerta a las 3 a.m.!
Yo a usted ni lo conozco y en tres horas me tengo que levantar para irme a trabajar. ¡Deje de molestarme y váyase de mi casa!

El borracho se disculpa y se va obediente y cabizbajo.
El dueño regresa a su cuarto, muy molesto; se queda insomne y empieza a sentir un poco de remordimiento de conciencia y piensa:


-¿Y si me hubiera pasado a mi?  ¿Y si mi coche se quedara tirado en medio de la madrugada y nadie me ayudara a empujarle?
Debemos ayudar al prójimo… ¡Sabe Dios lo lejos que estará de su casa!

¡HAY QUE SER SOLIDARIO TOTAL!

Y se decide a salir a buscar al borracho. Abre su puerta y ya no había nadie, no vio más que el parque público de enfrente a su casa, que se encontraba medio a oscuras, y decidió gritar:
-¿DÓNDE ESTÁ EL SEÑOR QUE NECESITA QUE LO EMPUJEEEENN?
Y en eso se oye el grito de respuesta a lo lejos del borracho:  -¡¡¡AQUIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!…¡¡¡EN LOS COLUMPIOOOOSSSS!!! <br>

(Gracias Tomás Dorán)

Anuncios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *