Cómo llegar al orégano

Share

Una pareja de gitanos va al ginecólogo y habla el marido:

– Ayyyy miiiiire, dotor, es que tenemo un pobleeeema: mi
mujé y yo queremo tene condescendencia y no podeeemo, pero
no sabeeemo si es poque yo soy omnipotente o mi mujel es histérica.

Anteriolmente habíamo ido a otro dotor y nos dijo que mi
mujé tenía la vajilla rota y la emperatriz subida, y como,
ademá, la operaron de la basílica balear, no sabemo si eso puede haber influío…

También a mí, hace años, me operaron de la protesta, y a
lo mejor me han dejado escuelas en el cuerpo. Nos
recomendaron ir a un médico en la capitai, que era mu güeno…

En esa consurta, a mi mujé le hisieron una coreografía, y
el médico nos dijo que no veía na raro, y nos recomendó
que hisiéramo el cojito a diario. Entonses, 15 día ella y
15 día yo, estuvimo haciendo el cojito, pero ná de ná.
Nos volvimo pa quí y otro dotor nos recomendó hacer vida
marítima má endeseguío… y no fuimos a
Barbate y en toas las playas hacíamo
vida marítima, pero ná de ná…

Ademá, mi mujé hace tiempo tuvo un alboroto y le nació
el féretro muerto, y a lo mejor eso ha influido. Pero yo
creo personarmente que tol poblema eh que mi muje es
frigorífica, porque nunca llega al orégano…

Anuncios



Esta entrada fue publicada en Gitanos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *