Un catalán

Share

Un catalán está muriéndose de viejo en la cama. Ya agonizando llamasu hijo y, sacando un reloj de oro y brillantes de debajo de la almohada, le dice:

– Este reloj lo compró tu tatarabuelo. De él, pasó al bisabuelo. De él, al abuelo. De él, a mi padre y de mi padre a mí. ¿Te gusta el reloj?

-Bueno, padre. No es el momento, pero sí, me gusta.

– ¡Te lo vendo!

(Gracias Trini)

Esta entrada fue publicada en Catalanes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *