Dos borrachines

Share

Dos borrachines mañicos, camino de su casa a la una de la madrugada, se proponen cambiar de sitio el templo del Pilar.

Ambos se quitan la chaqueta, la dejan en el suelo, y empiezan a empujar una de las paredes…



A todo esto, pasa un sereno y sin ver a nadie en la oscuridad, tropieza con las chaquetas, así que las coge y se las lleva.
Al cabo de media hora de empujar la pared, uno de los dos “alegres” le dice sorprendido a su amigo: Oye, ¿sabes que debemos estar lejos?
¿Por qué? dice el otro.
Porque ya no se ven las chaquetas.
(Gracias Ester Marín)

Anuncios



Esta entrada fue publicada en Borrachos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *