Dos borrachines

Dos borrachines

Share

Dos borrachines mañicos, camino de su casa a la una de la madrugada, se proponen cambiar de sitio el templo del Pilar.

Ambos se quitan la chaqueta, la dejan en el suelo, y empiezan a empujar una de las paredes…



A todo esto, pasa un sereno y sin ver a nadie en la oscuridad, tropieza con las chaquetas, así que las coge y se las lleva.
Al cabo de media hora de empujar la pared, uno de los dos “alegres” le dice sorprendido a su amigo: Oye, ¿sabes que debemos estar lejos?
¿Por qué? dice el otro.
Porque ya no se ven las chaquetas.
(Gracias Ester Marín)

Anuncios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *