Navegando por
Etiqueta: cielo

No pisen los patos

No pisen los patos

Share

Tres mujeres mueren juntas en un accidente de circulación, se van al cielo…al llegar San Pedro les dice…?
“Sólo hay una regla en el cielo…No Pisen a los Patos!”.
patosAsí que entran al cielo, y ¡claro ! el lugar esta lleno de patos. Es casi imposible no pisar los patos, aunque hacen hasta lo imposible por evitarlos, la primera mujer accidentalmente pisa uno.
Y allá viene San Pedro, con el hombre más feo que la pobre mujer haya visto jamás. San Pedro los encadena juntos y dice “Tu castigo por pisar a los patos será pasar la eternidad encadenada a este hombre feo!”
Al día siguiente, la segunda mujer accidentalmente pisa un pato, San Pedro se da cuenta, y se deja venir, trayendo con él a otro hombre extremadamente feo. Los encadena juntos y les da el mismo discurso que a la primera mujer.
La tercera mujer observó todo esto, y no queriendo ser encadenada a un hombre feo por toda la eternidad, se vuelve MUY cuidadosa para fijarse en dónde pisa.

Leer más Leer más

Hasta que la muerte nos separe

Hasta que la muerte nos separe

Share

Después de medio siglo de armonía total en el matrimonio, él muere, y poco tiempo después, ella también.

Ambos, creyentes y practicantes van al cielo.
Allá en el cielo, ella busca al que fue su marido durante 50 años y corriendo hasta donde él se encuentra, lo abraza, lo besa, le hace infinidad de caricias y le dice:
¡Queridooooo! ¡Qué suerte encontrarnos nuevamente!
A lo que él responde:
No, no, no. No me vengas ahora con tonterías.
El trato fue:
¡¡¡HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE!!!
(Gracias Picche)

¿Toda la verdad?

¿Toda la verdad?

Share

Luego de sufrir una penosa y larga enfermedad, una mujer muere y se va directo al Cielo. Allí la recibe San Pedro quien le informa que para entrar solo debe pasar una pequeña prueba.

– Dígame cual es la prueba se que la pasaré.

– Escucha bien la palabra que voy a decirte; si la deletreas bien y de una sola vez, entras sin problemas; pero si te equivocas o tartamudeas, te vas en picada para el infierno.

– Perfecto, ¿cual es la palabra? – Dice la dama con mucha seguridad.

La palabra es PERDÓN

La mujer deletrea: P-E-R-D-O-N, y pasa escoltada por una cantidad de ángeles que le hacen calle de honor.

Unos años después San Pedro le pide a la misma señora que vigile la puerta por un día, y que si alguien llega le ponga la prueba de deletrear una palabra. Justo ese día muere su marido y un tanto sorprendida lo recibe diciendo:

– Hola que alegría verte, ¿Como estás?

– Bien, – Contesta el marido. – la verdad que me ha ido muy bien desde que tu falleciste. Recuerdas esa hermosísima enfermera rubia que te cuido en tus últimos días?… Me casé con ella, luego me gane la gran lotería y me volví riquísimo. Vendí la casa que teníamos y me compre una casa en la playa, como esa que tu siempre quisiste, también me compre un Ferrari rojo como el que tu soñabas. Durante varios años me dediqué a conocer el mundo divirtiéndome con mi bella esposa; Europa, América, medio oriente…no te imaginas lo feliz que era, por último me fui de safari al África, allí un elefante me aplastó la cabeza y… aquí llegué. ¿Que hay que hacer para entrar querida?

Escucha bien la palabra que voy a decirte; si la deletreas bien y de una sola vez, entras sin problemas; pero si te equivocas o tartamudeas, te vas en picada para el infierno.

– Perfecto, ¿cual es la palabra? – Pregunta el hombre con mucha seguridad. (La esposa sonríe y contesta:)

La palabra es… SCHWARSENNEGGER

Moraleja: ni después de muerto le puedes decir toda la verdad a tu esposa, porque afrontas el riesgo de vivir en un infierno para siempre.
(Gracias Mercedes Gómez)