Anuncios

Navegando por
Etiqueta: chistes de camareros

Anuncios

Tres cervezas

Tres cervezas

Share

Un tío que iba todos los días a un bar, siempre pedía tres cervezas.
¡Deme tres cervezas!
Al día siguiente lo mismo:
¡Tres cervezas, por favor!

Como el camarero estaba algo extrañado le pregunta:
Oiga, ¿por qué siempre que viene pide 3 cervezas y se las bebe del tirón?
y el tío le responde:

Leer más Leer más

El reto

El reto

Share

Un hombre entra a un bar y pide 20 jarras de cerveza, cuando se las han servido grita:

– Le pagaré 500 euros a quien sea capaz de bebérselas todas, una tras otra.
Se levanta un cliente del bar y dice:
– Acepto el reto si puedes esperar un cuarto de hora.
El hombre acepta y el otro sale del bar, vuelve al cuarto de hora, y dice:

Leer más Leer más

Que quiere

Que quiere

Share

Entra un señor en un bar y el camarero le pregunta:

– ¿Qué quiere?.

– ¡Que qué quiero!, una casa más grande, tener más dinero, que mi mujer sea más guapa.

– No, hombre, ¿que qué desea?.

– ¡Que qué deseo!, tener una mansión, ser millonario, que mi mujer sea estupenda.

– ¡No hombre!. ¿Que qué va a ser?.

– ¿Que qué va a ser?. Yo prefiero que sea chica pero si es un niño, no me importa.

– ¡No hombre!. ¿Que qué va a tomar?.

– ¡Ah, hombre, eso se dice antes!. ¿Qué hay?.

– Pues nada, por aquí, siempre detrás de la barra…
(Gracias Mayquel)

Leer más Leer más

Que quiere

Que quiere

Share

Entra un señor en un bar y el camarero le pregunta:

– ¿Qué quiere?.

– ¡Que qué quiero!, una casa más grande, tener más dinero, que mi mujer sea más guapa.

– No, hombre, ¿que qué desea?.

– ¡Que qué deseo!, tener una mansión, ser millonario, que mi mujer sea estupenda.

– ¡No hombre!. ¿Que qué va a ser?.

– ¿Que qué va a ser?. Yo prefiero que sea chica pero si es un niño, no me importa.

– ¡No hombre!. ¿Que qué va a tomar?.

– ¡Ah, hombre, eso se dice antes!. ¿Qué hay?.

– Pues nada, por aquí, siempre detrás de la barra…
(Gracias Mayquel)

Leer más Leer más

La rebelde

La rebelde

Share

Una joven rebelde muy liberada,entra en un bar completamente desnuda.

Se para frente al cantinero y le dice:
Deme una cerveza bien helada!
El cantinero

se queda mirándola sin moverse.
¿Qué pasa?

dice ella,

Nunca ha visto a una mujer desnuda???
¡Muchas veces!
¿¿¿Y entonces qué mira???

¡Quiero ver de dónde va a sacar el dinero para pagar la cerveza

Bien helada!

Tortilla

Tortilla

Share

Un hombre entra en un bar y le dice al camarero:

¿Me puede preparar una tortilla?
El camarero le pregunta:
¿Francesa o española?
Y el cliente le contesta:
Me da igual, no voy a hablar con ella.

La cuchara

La cuchara

Share

Ayer fuí a un restaurante a celebrar una comida con los amiguetes y noté que el camarero que nos atendió, llevaba una cuchara en el bolsillo de su chaleco.

Me pareció un poco extraño pero no le dí mayor importancia.

Sin embargo, cuando el encargado nos trajo la carta, pude notar que él también tenía una cuchara en el bolsillo de su chaqueta, miré entonces alrededor del salón y ví que todos los camareros tenían una cuchara en sus chalecos.

Cuando el camarero regresó a tomar nota del pedido, le pregunté:

– ¿Por qué la cuchara?
– Bueno -me explicó- los dueños del restaurante contrataron a la consultora Andersen, expertos en eficiencia, con el objeto de revisar todos nuestros procesos.

Después de semanas de análisis estadísticos, concluyeron que a los clientes se les caía la cuchara un 73 % más frecuentemente que los otros cubiertos. Eso representa una frecuencia de caídas de 3 cucharas por hora y mesa.

Si nuestro personal se prepara para cubrir esta contingencia, podríamos reducir el numero de viajes a la cocina y ahorrar aproximadamente 0,5 horas-hombre por turno.
En el momento en que terminamos de hablar, escuché un sonido metálico en la mesa de atrás. Rápidamente, el camarero reemplazó la cuchara caída por la que llevaba en su chaleco, y me dijo:
– Cogeré otra cuchara cuando vaya a la cocina en lugar de hacer un viaje extra para buscarla ahora.

Me quedé impresionado.
– Gracias. – le dije -, me deja boquiabierto.

– No hay problema – contestó, y continuó haciendo su trabajo.
Mientras todo el mundo hablaba y reía, continué curioseando a mi alrededor, y fué entonces cuando observé un fino hilo colgando de la bragueta de otro camarero.

Rápidamente, recorrí con la mirada el salón observando, con cierto esfuerzo visual, que todos los camareros llevaban el mismo hilo negro colgando de sus braguetas.

Mi curiosidad fue mayor entonces, y cuando el camarero se acercó a nuestra mesa le pregunté:

– Perdóneme, pero, ¿por qué….eh…o para qué ese hilo?.

– ¡Oh sí!
, – contestó, y comenzó a hablarme en un tono más bajo -. No mucha gente es tan observadora – me dijo, y continuó -:

– La consultora de eficiencia de la que le hablé, encontró que nosotros también podíamos ahorrar tiempo en el baño.

– No me diga – respondí.

– Vea, – me dijo -, atando este fino hilo a la punta de nuestro, eh……, de uno mismo, podemos sacarla sobre el water sin tocarnos, y de esa forma eliminar la necesidad de lavarnos las manos, acortando el tiempo consumido en el baño en un 93%.

– !Que bien! – dije -. Eso tiene sentido.

Pero luego, pensando en el proceso, volví a preguntarle:

– Espere un momento. Si la cuerda le ayuda a sacarla, ¿como la vuelve a guardar sin tocarla?

– Bueno, me susurró. Yo no sé como lo harán los otros, pero yo uso la cuchara.

Anuncios