El oso y el conejo

Share

Un oso y un conejo se odiaban a muerte.
Cada vez que se veían se decían de todo y se tiraban cosas, eso sí, el conejo se mantenía a distancia por razones obvias.
Un buen día, mientras mantenían una de sus disputas apareció un hada del bosque y les dijo:
– Todo el bosque está harto de sus peleas, no dejan dormir a nadie, así que les voy a conceder tres deseos a cada uno a condición de que no vuelvan a pelearse.
Los dos aceptaron, no sin antes disputar quién empezaría a pedir deseos.
Empezó el oso…

– Quiero que todos los osos del bosque sean hembras.
El conejo pidió su primer deseo.
– Quiero un casco de moto.
El hada medio que no aceptó, pero le concedió el deseo.
El oso pidió su segundo deseo.
– Además quiero que todos los osos del país sean hembras.
El hada le dijo:
– Parece que no quieres aburrirte… En fin, deseo concedido. Tu turno conejo.
El conejo pidió:
– Quiero una moto.
El hada aceptó viendo que su idea funcionaba.
– ¡Mi turno! -dijo el oso.
Y ni corto ni perezoso pidió que TODOS los osos del mundo fuesen hembras.
El hada le dijo:
– Te vas a poner morado, vas a ser el único entre todas las mujeres. Deseo concedido.
-Conejo, tu turno.
– Mi último deseo es… -dijo el conejo colocándose el casco y dándole arranque a la moto, es…¡QUE EL OSO SEA GAY!
(Gracias Tomás Dorán)

Anuncios



Esta entrada fue publicada en Animales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *