La esposa caprichosa

Share

Un grupo de hombres está en el gimnasio de un club y suena un teléfono móvil. Uno de los hombres contesta:

– ¿Si?
– ¿Querido, eres tú? ¡Se oye horrible!
– ¡hola… hola!
– ¿Estás en el gimnasio?
– ¡Sí!
– Estoy frente al escaparate de una peletería viendo un abrigo de visón precioso. ¿Puedo comprármelo?
– ¿Y cuánto cuesta?
– Como 5.000 euros
– ¡De acuerdo! Y cómprate también un bolso que haga juego, amor
mío.
– Bueno… esteee… resulta que también pasé por un concesionario de automóviles, y pensaba que ya es hora de cambiar el auto…así que entré y pregunté. ¿A que no sabes qué? Resulta que tienen un BMW en oferta y es el último que les queda.

– ¿Y de cuanto es esa oferta?
– Sólo 60.000 euros… ¡Y es divino!
– Bueno. Cómpralo, pero que te lo den con todos los extras, y si sale un poco más, como situación excepcional, no me voy a enojar.
– La mujer, viendo que hoy todos sus pedidos “colaban”, decidió arriesgarse:

– Cariño… ¿Te acuerdas que te conté que mamá quería venirse a vivir con nosotros? ¿te parece bien que la invite por un mes, a prueba, y el mes que viene lo volvemos a hablar?
– Bueno está bien… pero no me pidas nada más, ¿eh?
– Sí, sí, está bien. ¡Ay cuanto te adoro mi amor!
– Yo también te quiero. Un besito, mi amor.
Al colgar el teléfono, el hombre se gira al grupo y pregunta:
– ¿Alguien sabe de quien es éste teléfono?
Chiste aportado por la web Menudos Peques

Anuncios



Esta entrada fue publicada en Matrimonios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *