Confusión en el funeral

Share

Eran dos pescadores, hermanos gemelos, uno soltero y el otro casado.
El soltero tenia una lancha de pesca, ya vieja, que era la herramienta con
la que lograba su sustento.

Un dia, muere la esposa del hermano casado y, como las desgracias no vienen
solas, la lancha del hermano soltero se va al fondo del mar.

Una viejecita del pueblo, curiosa y metiche, va a darle el pesame al viudo,
Pero confunde a los gemelos y se dirige al que ha perdido la lancha.

– Recien me entere. ¡Que perdida enorme! Debe ser terrible para ti.

– Si, estoy destrozado, pero es preciso enfrentar la realidad. Debo
reconocer que estaba ya vieja. La rajadura de adelante estaba tan grande
que ya no habia con que llenarla y el agujero de atras se agrandaba mas
cada vez que la usaba. Ademas estaba deformada al medio y no se le podia
quitar el olor a pescado.
La parte de atras estaba bastante caida y las curvas de adelante casi
habian desaparecido.
Pero yo me siento culpable porque se la prestaba a cuatro amigos para que
se divirtieran; les pedi que la usaran con cuidado, pero se montaron los
cuatro a la vez y ella no aguanto. **

*A la viejita, muerta de un infarto, la enterraron al otro dia.*

Anuncios



Esta entrada fue publicada en Humor negro y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *