El derbi

Share

Un hombre tenía unas entradas para el Barça- Madrid de fútbol.

Cuando se sienta, al empezar el partido, otro hombre se le acerca y le pregunta si está ocupado el asiento que está junto a él.

– No -le contesta-, está desocupado.

– Es increíble que no haya venido su dueño -dice el hombre-. ¿Quién,
en su sano juicio, tiene un asiento como éste, para un partido que es
el mayor acontecimiento del mundo, y no lo usa?

Le responde el primero:

– Bueno, en realidad el asiento es mío. Lo compré hace tiempo. Se supone que mi esposa me iba a acompañar, pero falleció. Éste es el
primer derby en el que no vamos a estar juntos desde que nos casamos en 1982.

-Oh… Qué pena me da oír eso. Es terrible, pero, aún así, ¿no pudo encontrar a alguien más, no sé… un amigo, o pariente, o incluso un vecino, para
que usara el asiento?

El hombre niega con la cabeza.

– Pues no. Todos están en el entierro.

Esta entrada fue publicada en Matrimonios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *