Compartir

Share

Una pareja de ancianos entró a un burguer y se sentó  junto a una mesa donde unos jóvenes estaban cenando.

•El anciano se acerco a la caja e hizo su pedido.

Luego, desenvolvió la hamburguesa, la corto por la mitad y puso una mitad junto a su esposa, con mucho cuidado, contó todas las patatas  fritas e hizo lo mismo.

Metió dos pajitas dentro del refresco y lo puso entre él y su esposa.

El anciano empezó a comer su media hamburguesa, la gente, se los quedó mirando con compasión.

Un joven se les acerco, y educadamente les ofreció comprarles otra ración de comida.

El anciano, respondió que no se molestara, que estaban acostumbrados a compartirlo todo.

La gente, se dio cuenta de que la anciana no había probado bocado, solo miraba como comía su marido, y de vez en cuando, bebía un poquito del refresco.

El joven se acerco otra vez y les repitió su oferta.

Esta vez fue la anciana la que le explicó que no, que ellos estaban acostumbrados a compartir todo.

El joven le pregunto a la anciana:

¿Y ud… que está esperando?.

¡¡¡¡Los dientes…!!!

(Gracias Chubaka)
Esta entrada fue publicada en Viejitos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *