El entierro

Share

“Oye Juan…

¿por qué estás todo aruñado, amorotonado y cansado ?”
“Es que vengo de enterrar a mi suegra…”
“¡Cuánto lo siento!… Pero, ¿por qué estás todo hecho un trapo?. ¿Qué pasó?…”
“ Es que no se dejaba enterrar…”

Esta entrada fue publicada en Humor negro, Suegras y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *