Emparedado de pollo

Share

El pollo y sus consecuencias…

Un niño y una niña asistían juntos a la escuela y además eran grandes amigos.

En la hora del almuerzo se sentaban juntos y habrían sus loncheras para comer.

Un día descubrieron que sus mamás siempre les ponían lo mismo:

‘emparedado de pollo’.

Paso el tiempo y llegaron a 4º o 5º grado.

Un día la niña, se presentó con un emparedado que no era de pollo, y el amiguito pregunta:

¿Qué pasó ya te aburriste del pollo?

La niña le contesta:

!No, todavía me sigue gustando!

pero decidí no comerlo más porque, sabes?

‘alla abajo’ me están saliendo plumitas.

El niño quiso verlas y ella se las mostró.

!Ooh si tienes plumitas!

¡mejor no comas más!

Al cabo de un tiempo, la niña se fijó que el niño ya no comía emparedado de pollo, y le dijo:

¿Oye que pasó que ya no comes emparedado de pollo?

¿ya no te gusta?

!Oh sí, sí me gusta!, pero…

pasó que a mi también me salieron plumitas ahí abajo’ mira….

se bajó el calzón y le mostró a la niña.

La niña puso enorme cara de susto y angustiada le dijo:

Huyy!! pero tu si estás mal!

A tí además de las plumitas ya te salió el pescuezo y las mollejas!!!!

(Gracias Picche)


Esta entrada fue publicada en Niños y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *