Algo de humor

Share

A los 75 años de edad, don Carlos se casó con Ana, de 25 años.

Debido a que su marido es viejo, Ana decide que después de su boda, ella y don Carlos deben tener dormitorios separados.

Después de las festividades de la boda, Ana se prepara para la cama y se escuchan golpes en la puerta y al abrir está don Carlos, con sus 75 años listo para la acción.
Concluido el acto Don Carlos vuelve a su dormitorio.
Después de algunos minutos, Ana oye otros golpes en la puerta del dormitorio y es don Carlos !!!!.
Otra vez listo para la segunda vuelta. Sorprendida, Ana acepta.
Finalmente, don Carlos besa a su novia, le da unas cariñosas buenas noches y se va.
Más tarde, don Carlos está otra vez tocando la puerta, y tan fresco como un muchacho de 25 años, listo una vez más, lo que sorprende a su esposa, que le dice:
– Me impresiona que a tu edad puedas repetir esto tan frecuentemente. He estado con hombres con un tercio de tu edad incapaces de seguirte el tren.

Y don Carlos desconcertado, le pregunta a Ana:
– ¿Cómo… ya estuve aquí?

Moraleja : El Alzheimer tiene sus ventajas

(Gracias Vlady)

Esta entrada fue publicada en Viejitos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *