La lógica de las monjas

Share

Una es la Hermana Maria y la otra es la Hermana Luisa.

Hermana Maria: – Está quedando oscuro y nosotras todavía estamos lejos
del convento!!!

Hermana Luisa: – ¿Ya te diste cuenta que un hombre está siguiéndonos
hace como media hora?

Hermana Maria: – Si, ¿Que será lo que el quiere?

Hermana Luisa: – Es lógico El quiere abusar de nosotras.

Hermana Maria: – ¿Y ahora, que debemos hacer? El nos alcanzará en 1 minuto.

Hermana Luisa: – La única cosa lógica que nos resta hacer, es separarnos.
Tú vas para aquel lado y yo voy por aquel otro. El no podrá seguirnos a
las dos, al mismo tiempo.

Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Luisa…

La Hermana María llegó al convento preocupada con lo que podría haberle sucedido a la Hermana Luisa.

Pasado un buen tiempo, llega la Hermana Luisa.

Hermana Maria: – Hermana Luisa. Gracias a Dios que llegó. Cuéntame lo que sucedió.

Hermana Luisa: – Sucedió lo lógico. El hombre no podía seguirnos a las
dos, entonces el opto por seguirme.

Hermana Maria: – ¿Entonces que sucedió?

Hermana Luisa: – Lo lógico, yo comencé a correr lo mas rápido que pude y
el corrió lo mas rápido que el podía también…

Hermana Maria: – ¿Y entonces?….

Hermana Luisa: – Nuevamente sucedió lo lógico: el me alcanzó.

Hermana Maria: – Oh, Dios mío! ¿Y tú que hiciste?

Hermana Luisa: – Hice lo lógico, me levanté el hábito.

Hermana Maria: – Oh, Hermana Luisa! ¿Y que hizo el hombre?

Hermana Luisa: – El, también hizo lo lógico, se bajó sus pantalones.

Hermana Maria: – Oh, no!!! ¿Y que sucedió después?

Hermana Luisa: – ¿No es obvio, Hermana Maria? Una monja con el hábito levantado consigue correr mucho más rápido que un hombre con los pantalones abajo!!!

(Gracias Picche)

Esta entrada fue publicada en Monjas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *