Normas de circulación

Share

Un individuo va conduciendo y se salta una señal de “stop” descaradamente, pero es observado por un guardia civil que le da el alto.

– Buenas tardes, caballero. Haga el favor de mostrarme su permiso de conducción.

– ¿Y eso, de qué?

– ¿Cómo que de qué? Usted no se ha parado a la altura de la señal de “stop”.

– ¿Y qué, passsa algo? Reduje la velocidad y, además, no venía nadie.

-La normas de circulación obligan a pararse, no a reducir la velocidad. Su documentación, por favor.

– ¡No me fastidies! A ver, ¿cuál es la diferencia, so listo?

– La diferencia es que debía haberse detenido completamente en vez de aminorar la marcha. Los papeles, pero ¡YA!

– ¡Y dale con la brasa! Si usted es capaz de enseñarme la diferencia entre reducir y parar, le mostraré mis papeles.

– Muy bien, le haré una demostración. Haga el favor de apearse del vehículo.

El individuo, intrigado, sale del vehículo al tiempo que el guardia civil saca la porra y comienza a darle una tanda de golpes que le dejan doblado. Entonces, el guardia civil le pregunta:

AHORA, ¿DESEA USTED QUE ME PARE? Ó ¿QUE REDUZCA LA VELOCIDAD?

(Gracias L@dy)

Esta entrada fue publicada en Policías y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *